Una ruta por los edificios encantados de Toledo: la habitación del mal, una monja que aparece y vigilantes corriendo 

http://www.eldigitalcastillalamancha.es/cultura-y-sociedad/38840153/Toledo-magico.html

Hay un caso muy conocido de un chico, entonces guardia de seguridad, que estuvo en tratamiento psiquiátrico porque lo encontró la policía una mañana, fuera de sí, absolutamente desquiciado, diciendo “que vienen a por mí, que vienen a por mi”. Lo ingresaron de urgencia y estuvo sometido a tratamiento. Cuando empezó a recuperarse, contó que lo habían estado persiguiendo decenas de espectros blanquecinos por los corredores”.